Goiko Grill, Malasaña, Madrid

¿Quienes son Goiko Grill?

Goiko Grill es una cadena de restaurantes especializada en hamburguesas gourmet que abrió sus puertas por primera vez en 2013, en Madrid. El emprendedor de esta idea fue Andoni, un chico venezolano que realizaba el MIR en esa misma ciudad y que decidió cambiar la bata por el delantal. Poco a poco se fueron expandiendo y ya disponen de 15 restaurantes en Madrid, 3 en Valencia, 2 en Zaragoza, 2 en Alicante, 3 en Barcelona, 2 en Sevilla, 1 en Murcia y 1 en Málaga.

¿Qué nos venden?

En su página web se describen como un restaurante que usa carne natural y fresca, y recalca que no congelan. Todas sus salsas son caseras y las realizan en el propio restaurante, sin el uso de aditivos; además del pan, que lo realizan de forma artesanal en una panadería y ellos terminan de cocerlo en el local. Las hamburguesas vienen acompañadas de patatas que según dicen en la web cortan ellos mismo en sus cocinas.

Abajo del todo puedes ver el resume gráfico completo de mi opinión.

Después de haber leído todo esto en su web, como amante de las buenas hamburguesas, no dudé en pasarme por uno de sus locales, el que se sitúa en la calle del Pez, nº35 en Madrid.

Mi experiencia

Me encontraba en la ciudad visitando a la familia por Navidad y el domingo 24 de Diciembre, si, el día de Nochebuena, decidí ir al centro, por la zona de Malasaña, para ver el ambiente y de paso dejarme caer por este restaurante que tan bien vende sus hamburguesas.

Llegué sobre las 14.30, no había reservado, y vi que la mayoría de las mesas, aunque aún vacías, tenían el cartel de reservado, así que pensé que tendría que dejarlo para otra ocasión, aún así pregunté.

La chica que estaba en la entrada recibiendo a la gente consiguió hacerme un hueco en un rinconcito del restaurante. El local me resultó muy acogedor, moderno y tradicional a la vez. He de decir, que en los locales que entré por la zona, “flipé” con las columnas que tenían los edificios, y el local de Goiko Grill no era diferente. Columnas de piedra maciza combinaban perfectamente con las grandes cristaleras, que hacían del lugar un sitio bastante luminoso; y con la madera que había en las paredes del fondo.

goikogrill-restaurante

En la carta, a parte de hamburguesas, también tienen ensaladas, aros de cebolla, nachos…, postres con muy buena pinta y batidos y zumos. Pero la noche se asomaba bastante cargada de comida, así que decidí centrarme en su especialidad, las hamburguesas.

Tengo que decir que me costó bastante decidirme por una, todas eran muy apetecibles. Pero finalmente me decanté por la “Chiplote“, que llevaba la carne de vaca española, con guacamole y salsa chiplote.

Mientras pedía, el restaurante empezó a llenarse y vinieron varios grupos grandes, pero la comida no se hizo esperar demasiado.

hamburguesa-goikogrill-lagastronomiteca

Hamburguesa chiplote con patatas gajo del Goiko Grill

Ese día salí un poco disparada de casa, se me olvidó la cámara, así que la foto está hecha con la cámara del móvil y no es muy decente, pero creo que puede apreciarse lo que vengo a explicar.

Junto con la hamburguesa, que luego procedo a destripar, venían estas patatas con esa salsa naranjita (creo que era la misma que llevaba la hamburguesa, salsa chiplote). Las patatas venían cortadas en gajos bastante grandes, con piel, pero no se hacía nada desagradable, estaban crujientes por fuera y muy blanditas por el centro. Si tuviera que poner alguna queja de las patatas, y por poner alguna, lo único que tendría que decir es que algunos trozos se me hacía un poco grandes, pero de sabor y texturas estaban impresionantes. La salsa tenía un ligero toque de picante, de esos que te dejan un leve y agradable cosquilleo en la boca, tenía un sabor muy bueno.

Pasamos a lo importante, la hamburguesa. Cuando llegó a la mesa, me pareció algo pequeña, estoy acostumbrada a que ocupen bastante más volumen.

hamburguesa-goikogrill-lagastronomiteca
Hamburguesa chiplote. Con guacamole y salsa chiplote.

El pan estaba calentito, cosa que se agradece. Era tipo bollo, pero la capa exterior era ligeramente crujiente. En el guacamole se apreciaban considerablemente los trozos de aguacate, no era una pasta, y estaba muy fresco. La salsa chiplote estaba en su justa medida, daba sabor, pero no tapaba ni el sabor de la carne ni el del guacamole, y siendo una salsa picante, esto es de agradecer, ya que muchas veces, estas salsas, terminan matando el sabor de todo lo que las rodea.

Y por fin llegamos a la carne, en el momento de pedir la hamburguesa te preguntan como te gusta el punto de esta, y eso es algo de agradecer, puesto que en muchos sitios no lo preguntan. A mi me gusta bastante poco hecha, soy un poco quisquillosa con el tema, pero en este caso me la trajeron en el punto exacto. A mi acompañante en cambio, si, todo el tiempo he tenido un acompañante que no os he mencionado, le gusta muy hecha, para su gusto la suya vino poco hecha, pero aún así la disfrutó. La carne es muy sabrosa y jugosa y se derrite en la boca.

Resumiendo un poco el disfrute y calidad de la comida, tengo que decir que me resultó espectacular, tanto las patatas como la hamburguesa, y al final, aunque me parecía pequeña en un principio, no pude terminarme las últimas patatas.

Respecto al precio, si, se que muchos os lo preguntaréis, al menos yo es una de las preguntas más frecuentes que hago, he de decir, que es un poco elevado, pero la calidad hay que pagarla, eso es así. Para un bolsillo ajustado, no es un sitio donde puedas ir todas las semanas, pero si es aceptable para darte un capricho de vez en cuando. Para que puedas hacerte una idea, la hamburguesa con las patatas y una botellita de agua me salió por 12€, aunque el precio de las hamburguesas varía.

A continuación os dejo un resumen gráfico de mi experiencia en Goiko Grill.

goiko-opinion-la-gastronomiteca

Espero que te haya resultado interesante. Si decides ir a probarlo, ya sea en el local de la calle del Pez, o en cualquiera de sus otros restaurantes, me gustaría saber tu opinión al respecto, puedes dejarme un comentario en este artículo.

Después de la comida fuimos a Hanso Café, también podéis conocer mi opinión de esta cafetería en el blog.

On egin!

También te puede interesar...

2 Comments

  1. […] mismo día, antes del matcha que me tomé, comí en el Goiko Grill. También tenéis mi opinión de ese restaurante en el […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *